[amp-optin id=15106]

Embudo de ventas: aprende a definirlo para vender más

En el Marketing Digital existen varios términos que deben comprenderse para realizar estrategias efectivas, uno de ellos es el tan popular embudo de ventas.

También es conocido como túnel de ventas, por ser un término que viene del inglés funnel de ventas. La representación gráfica es igual que un embudo de cocina o laboratorio que tienen como función filtrar un material hasta obtener lo que se necesita.

Entonces, ¿qué es un embudo de ventas? Son las etapas por las que pasa un usuario para convertirse en un cliente potencial; es decir, desde que un usuario tiene el primer contacto con una empresa hasta que se realiza el cierre de la venta.

El embudo de ventas se considera un método en el que los usuarios conocen mejor una marca y a su vez la empresa obtiene datos sobre ellos. Esto es de gran utilidad para crear ofertas personalizadas a cada usuario.

¿Para qué sirve el embudo de ventas?

Las empresas lo utilizan como parte de sus estrategias para planear y establecer los procesos que necesitan implementar para estar en contacto con los diferentes usuarios. El objetivo es acompañarlos hasta que cumplan un objetivo final, como la conversión de clientes, completar un formulario o cerrar una venta.

Algunos de los beneficios que se consiguen con el embudo de ventas, son conocer mejor a los usuarios e identificar los factores que los convierten o los alejan de ser un cliente potencial. Con los datos del embudo se pueden realizar campañas personalizadas en cada fase y garantizar un mejor Retorno de la Inversión (ROI).

Etapas embudo de ventas

El embudo se puede dividir en cinco etapas, comenzando desde la parte superior hasta llegar al fondo.

  1. El primer contacto. Se atraen usuarios y se identifican quienes podrían ser clientes potenciales. En esta primera etapa se busca conseguir los datos de contacto básicos del usuario (nombre, correo electrónico y número telefónico).
  2. Conseguir leads. Con la información de contacto recolectada se realiza un filtro que permite clasificar si se puede invertir o no en el usuario. En esta etapa se dejan de lado aquellos que no tienen interés alguno en aceptar lo que se les ofrece.
  3. Esperar la oportunidad. Se ofrecen distintas ofertas y se espera a que el usuario demuestre atención o interés para conocer qué necesita. Se deben analizar los usuarios para saber cuál es la tasa de conversión que tiene cada uno.
  4. Brindar una calificación. De acuerdo al interés del usuario se determina el tipo de producto o servicio que desea adquirir. Se puede volver a tener un contacto directo con el usuario para recolectar información de qué es lo que realmente quiere.
  5. Realizar el cierre. Comienza el proceso de venta para ofrecerle la mejor solución de acuerdo a sus necesidades. También se realizan acciones post venta para fidelizar a los clientes y aumentar que compre nuevamente.

Diferencia entre el embudo de marketing y ventas

Es común llegar a confundir el embudo de marketing con el embudo de ventas, a pesar de que ambos trabajan en conjunto, se deben reconocer las diferencias.

El embudo de marketing tiene como objetivo atraer visitantes para convertirlos en leads y nutrirlos hasta que estén listos para comprar. Mientras que el de ventas recibe a los leads preparados para convertirlos en clientes efectivos.

El equipo de marketing crea contenidos para atraer usuarios y el equipo de ventas los califica para ofrecer el producto o servicio adecuado.

Para sacar el mejor provecho al embudo se puede recurrir a una agencia de marketing digital como Espacios Business Media. Nuestro equipo de estrategas pueden ayudarte a definir un embudo de ventas para incrementar los clientes potenciales.

Envíanos un ¡hola! en este enlace, y uno de nuestros asesores te contactará para brindarte más información.

Comentarios
Espacios De México: